MENU


¿Qué tipo de empresa familiar queremos ser?

Por Jorge Peralta
Setiembre, 2019.

Cuando los miembros de una familia propietaria inician su proceso de profesionalización es importante que tengan en claro que tipo de empresa familiar desean ser. Esto les facilitará alinear el diferencial de intereses subsistentes entre ellos. Lo cual les será de utilidad al consensuar la toma de sus primeros acuerdos de familia facilitando su cumplimiento y ejecución. 

En sus investigaciones Josep Tàpies (2015), propuso cuatro tipos de empresas familiares. No obstante, advirtió que estas tipologías guardan reciprocidad en función de la relación y dedicación que mantenga los miembros de la familia con la empresa. A lo que conviene agregar, además, el nivel de compromiso que estos tengan con el proyecto familiar. 

Los tipos de empresa familiar propuesto son:

i)    La empresa de trabajo familiar; es aquella donde los propietarios promueven que cualquier miembro de la familia trabaje en la empresa, sin importar si cuenta o no con las competencias necesarias para el cargo y la responsabilidad que asume. Pues su motivación es que la familia siga unida a través de la propiedad, aunque también respetaran que los miembros de la familia puedan elegir su futuro profesional dentro o fuera de la empresa familiar. 

ii)    La empresa de dirección familiar; bajo esta tipología los propietarios también tienen como objetivo mantener la unidad de la familia a través de la propiedad. Sin embargo, son más exigentes en permitir que los miembros más competentes, para la actividad empresarial que desarrollan, sean los que se vinculen al negocio. Por lo general, estos miembros asumen cargos de responsabilidad. 

iii)    La empresa de gobierno familiar; en este modelo la familia propietaria ha resuelto que su participación será exclusivamente en las funciones de gobierno. Dejando las labores y responsabilidades de la gestión y la dirección a profesionales competentes no familiares. No interfieren en el trabajo de los gestores, pero si ejercen sus derechos de representación en los órganos de gobierno concernientes.

iv)    La empresa familiar de inversión; se representa en aquella familia en la cual sus miembros se mantienen unidos para hacer inversiones. Deciden de manera colegiada donde invertir y controlan sus inversiones, pero no participan en la dirección de los negocios donde han invertido. 

Considerando los distintos tipos de empresas familiares propuestos por Tàpies, los miembros de la familia propietaria podrán establecer con mayor facilidad qué tipo de empresa familiar desean ser tomando en cuenta su complejidad, el diferencial de intereses entre ellos y sobre todo su cultura familiar. Adoptando, acuerdos de familia (consensuados) que sean respetados y ejecutados de manera eficaz para ver cumplir sus metas.
 

REGRESAR